Cambios posturales en las personas dependientes

¿Qué son? ¿Por qué son tan importantes? ¿Qué tipos ahí? En este artículo te introducimos en los cambios posturales y movilizaciones enfocados en las personas dependientes.

Los cambios posturales son aquellas variaciones que hacemos de la posición corporal cuando estamos tumbados, o descansando. Los realizamos con la finalidad de encontrar una posición cómoda, evitando presionar y apoyarnos, continuamente en las mismas zonas del cuerpo.

¿POR QUÉ SON TAN IMPORTANTES?

Las personas que conservan en buen estado su movilidad pueden realizar por sí mismas los cambios posturales cuando se notan incómodas, sin embargo las personas dependientes, con problemas de movilidad, encuentran dificultades para realizar estos movimientos, e incluso dependiendo de su estado les resulta imposible.

El permanecer continuamente en una misma posición durante un periodo prolongado de tiempo puede provocar lesiones en la piel, llegando a aparecer úlceras por presión, cuyo riesgo de complicación es muy elevado si se dan en las zonas de prominencias óseas como los codos, o el sacro, entre otras. Otros problemas que pueden darse son complicaciones respiratorias, según el estado de la persona, así como dificultades al tragar.


TIPOS DE POSICIONES

En lo que a los cuidados de personas dependientes se refiere, encontramos tres tipos de posiciones que podemos utilizar en función de las necesidades que presente la persona dependiente:

POSICIÓN 1: DECÚBITO SUPINO

En esta posición la persona es colocada boca arriba, con una almohada bajo la cabeza (sin flexionar el cuello) y otra bajo las pantorrillas, para evitar que las piernas se apoyen sobre un punto concreto (así evitamos zonas de presión).

POSICIÓN 2: FOWLER

En esta posición la persona es colocada semisentada, en un ángulo de entre 45 y 60 grados, con la cabecera de la cama levantada entre 40 y 60 centímetros. Si la cama no permite esta articulación, utilizaremos almohadas bajo el cuello y las rodillas para favorecer el posicionamiento corporal.

Esta posición es ideal para las comidas e hidrataciones, ya que favorece la deglución de la persona dependiente. También la podemos utilizar para otras actividades, e incluso para conversar con la persona, consiguiendo que quede alineada a nuestra misma altura.

POSICIÓN 3: DECÚBITO LATERAL

En esta posición la persona queda lateralizada hacia derecha o izquierda (según la coloquemos). Para ello pondremos una almohada bajo el cuello y la cabeza que permitan alinear el tronco con la parte superior del cuerpo, así como otra entre los brazos, flexionando el brazo que queda libre y, teniendo cuidado de no cargar el peso sobre el brazo que queda apoyado en la cama, tratando de separar tronco y hombro.

Utilizaremos una tercera almohada colocada entre las rodillas para evitar rozamientos, dejando flexionada aquella pierna que no descansa sobre la cama. Una última almohada será colocada en la espalda de la persona dependiente, para evitar que se caiga hacia ese lado.

Si la persona tiene una lesión en uno de los lados (derecho o izquierdo) evitaremos la lateralización hacia ese lado concreto.


CONSEJOS GENERALES

Para evitar posibles lesiones, y úlceras por presión, es imprescindible que hagamos cambios posturales cada dos o tres horas, alternando entre los tres que hemos propuesto en este artículo, y utilizando siempre el de Fowler para las ingestas, pudiendo utilizar exclusivamente los decúbitos laterales y supinos durante la noche, para favorecer el descanso.

Utilizar las almohadas es imprescindible en los cambios posturales, ya que son la herramienta que nos permite aislar las zonas de presión y corregir determinadas posturas. Además, podemos colocar almohadas en los pies de la cama para evitar que la persona dependiente baje en exceso, así como poner taloneras en los pies para proteger los talones, y aplicar aceites en las zonas de prominencia ósea, como método de protección.

Es muy importante realizar revisiones periódicas del estado de la piel, y prestar atención ante rojeces y levantamientos de piel que podamos observar, ya que pueden derivar en complicaciones severas.

Esperamos que este artículo haya sido de tu interés. Si necesitas ayuda profesional para complementar tu tarea de cuidador, puedes contactar con nosotros y solicitar información acerca de cómo podemos ayudarte con nuestro Servicio de Ayuda a Domicilio.

Un comentario en “Cambios posturales en las personas dependientes

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s